Miércoles 18 , Octubre de 2017

Sin miedo a las Fintech (Fabián Kon, gerente general de Banco Galicia en IN Semanal)

Al frente de Banco Galicia, uno de los pilares del Grupo Financiero Galicia, Fabián Kon es el clásico ejemplo de un ejecutivo con una mirada clara del bosque. Seguramente lo ayuda su paso por la consultoría (estuvo en Accenture) y también haber recorrido otras áreas del grupo -como seguros- y conocer personalmente las 260 sucursales actuales del banco. Su mirada de la economía argentina, el sistema financiero y el “cuco” de las Fintech en este mano a mano con InfoNegocios.

Image description
Si agarrás 1.000 personas y le pedís que nombre un banco, nombra Galicia... y no somos el banco más grande.
Image description
En el liderazgo del banco, tienen mucho que ver “Marcos” y “Claudia”; el componente emocional es muy importante.
Image description
El 70 u 80% de las transacciones bancarias ya no no son presenciales; aún así siguen faltando sucursales.
Image description
Se habla mucho de las Fintech, pero… ¿cuáles van a triunfar? Las que logren hacer algo distinto.

Su rol central es definir la estrategia y luego vigilar que las cosas sucedan, una tarea que le demanda muchas conversaciones hacia dentro de la organización, aunque también dialoga mucho con los accionistas y otros stakeholders.
Porteño, casado con 2 hijas, Kon juega al tenis y asume su afición a escribir ficción, sobre todo cuentos.

Hubo un cambio político en el país y un cambio en el clima de negocios… en ese contexto, ¿cómo es el presente del sistema financiero y el Galicia?
Vamos primero por el país, ¿te parece? A partir del cambio del ciclo político se presentó un nuevo escenario, donde el gobierno se propuso alcanzar determinadas metas, las más importantes en materia inflación, déficit fiscal y crecimiento.
Eso nos parece importante. Nosotros creemos que es necesario que un país tenga determinadas metas macroeconómicas, porque tiene un impacto enorme en calidad de vida de la gente y en el sistema financiero.
¿Qué se logró hasta ahora? La inflación se pudo bajar a la mitad, el déficit fiscal fue bajando y creo que este año vamos a crecer el 3%. O sea que estamos razonablemente satisfechos con la orientación que tiene el país.

Pero “el mercado internacional”, por ponerle un nombre, no parece muy confiado y no otorgó al país la categoría “emergente”, como se esperaba en junio...
Es verdad. Porque la otra duda es si el plan del gobierno era sustentable, si habrá apoyo político para hacerlo. Muchos creen que Argentina no haya entrado en el índice de países emergentes se debió a esta duda de los inversores del exterior por la sustentabilidad política del gobierno. Dudaron si este era un cambio de un gobierno y luego vendría otro, generando crisis.

Y vos qué creés...
Diría que el resultado de las Paso le dan un respaldo importante al gobierno, con lo cual somos optimistas: creo que vamos a un país más ordenado, que va a bajar la inflación. Dejame que me explaye en esto: es muy difícil bajar la inflación después de décadas de un país con una dinámica de aumento permanente de precios. La metodología que se usa, este famoso inflation targets, es la adecuada. Ya está inventada la cura de la inflación: es como un antibiótico para una infección, que no se haya aplicado aquí es inexplicable. La cura se conoce, es un proceso.

Este contexto empieza a ayudar al sistema financiero, entonces...
Un sistema que -lo pongo en contexto- es raquítico. El índice de créditos contra PBI nos da algo más de 14 y en Chile es más de 90. Es decir que con el PBI que tenemos ahora, sin hablar de crecimiento, ya hay una oportunidad de crecimiento que es gigantesca. Tienen que crecer los créditos a las personas y a las empresas. En el caso de las personas ya se está dando una demanda de crédito más importante, básicamente en el relanzamiento del mercado hipotecario.
Si vemos Chile, para seguir hablando de un país hermano, vemos que el gran crecimiento del crédito hipotecario se dio allí cuando la inflación bajó. O sea el crecimiento del mercado hipotecario que comenzó en la Argentina va a explotar si tenemos una inflación menor de un dígito y de manera sustentable.

En crédito a familias, entonces, “el” producto es crédito hipotecario...
Sí, para personas sí. Eso es lo que tiene que crecer. En Argentina la penetración es 0,3 y en Chile es 25, es decir que deberíamos tener 100 veces más para ser iguales a Chile.

¿La actualización por UVA es la mejor posible?
Esta metodología de UVA es muy buena cuando vos tenés índices de inflación bajos, pero cuando tenés saltos abruptos genera problemas a la gente. Entonces es muy importante que se entienda que desde la política estás tomando un compromiso con la población de muchos años.
Nuestros cálculos dicen que si hoy alquilas un departamento de 3 ambientes en Flores y pagás 100 de alquiler, con una cuota de préstamo UVA, pagás 130. Claro que esa persona o familia tiene que tener el 30% (del valor del inmueble) en ahorros u otra alternativa, pero luego la cuota es 30% superior y estás comprando algo tuyo.

Clarísimo el vector de crecimiento en la banca personal, ¿y en empresas?
Aquí también somos raquíticos: la empresa argentina trabaja con poca deuda, básicamente porque no había crédito a largo plazo. En épocas de inestabilidad las tasas son muy altas y, como empresario, preferís no poner en riesgo tu capital. Esto está totalmente ligado a la inversión, van de la mano, por eso aquí cayó la inversión. En el mundo la inversión se financia con deuda y entonces también vemos una potencialidad enorme. Claro que para eso se necesita alargar plazos. En las épocas de alta inflación, el 99% del crédito era a menos de un año, solo te sirve para algo chico, una refacción, pero no una nueva planta. Ahora estamos viendo que entre el 30 y 40% de los créditos que se dan son a dos o tres años. Está ocurriendo, pero falta más.

Pero las empresas tienen otras opciones de financiarse a más largo plazo en el mercado de capitales...
Sí, hoy hay muchas empresas colocando ON y hay otras herramientas como fideicomisos, pero son herramientas para empresas de determinado tamaño hacia arriba que -en general- combinan algo de eso, con crédito bancario. Una pyme no puede y ahí tiene que tener acceso a deuda a tres años por ejemplo. Desde junio de 2016 a junio del 2017, el crecimiento de los créditos (a empresas) fue el doble que la inflación. Esto ya se está dando.

¿Sigue habiendo mucho mercado por bancarizar?
Hay mucha gente fuera del sistema. En Argentina la economía negra es relevante y por eso es importante comenzar a generar incentivos para formalizar operaciones; por ejemplo, el impuesto al débito bancario es un desincentivo: la gente no deposita porque le cuesta plata. La forma de tener trazabilidad para cobrar impuestos es que las empresas pongan todo a través de los bancos. Hoy el sistema impositivo no está generando los incentivos todavía para eso.

¿Son optimistas de que esto se revierta en un plazo razonable?
El gobierno está anunciando una reforma impositiva para después de las elecciones y un pacto con los gobernadores, porque hay impuestos nacionales, provinciales y municipales que adecuar. Uno de los impuestos que es realmente malo es Ingresos Brutos y escuchamos que la idea es reemplazarlo por un impuesto a las ventas. Seguramente será una reforma que contemple la sustentabilidad del programa.

¿Cómo ves el presente y la dinámica de las Fintech?
La pregunta es cuáles son las que van a triunfar. Hay que tratar de aprender de la ola de internet de principios de siglo, ¿te acordás? Salía Flower.com para vender flores por internet y esa empresa luego valía 100 millones de dólares. ¿Qué terminó pasando? Que las florerías también empezaron a vender por internet, y el súper también y el banco también vende por Internet. ¿Quién ganó? Ganó el que inventó algo nuevo, el que genera un producto diferencial como Netflix.
Solamente con lanzar una app es muy difícil que seas una Fintech. Cuando uno mira las Fintech tiene que empezar a diferenciar: ¿cuáles son las que van a generar un nuevo producto, algo que va a poder desintermediar a otros?
Ahora se habla mucho del banco digital y diferenciarse ahí es muy difícil porque todos vamos a ser bancos digitales: qué banco puede darse el lujo de no serlo, de no tener una app desde donde se pueda hacer todo, de no tener banca online o un office bank para las empresas. Todos lo están haciendo. Entonces, ¿qué vas a tener diferente respecto de otros? Salvo que generes un modelo de bajísimo costo, entonces por ese lado, por ahí sos un banco low cost.
Entonces, resumo: en las fintech pienso que las que van a triunfar son las que inventen algo diferente.

¿Galicia participa de alguna Fintech?
Muchas nos vienen a ver. Hacemos un evento (un hackathon) en el que participan 50 o 100 Fintech. Promovemos la innovación del sistema financiero y muchos de los que estuvieron en el hackathon luego terminan trabajando con nosotros, o asociándose.
Pero yendo a tu pregunta, no tenemos ninguna Fintech nosotros, aunque si sponsoreamos o incubamos algunas, hacemos acuerdos comerciales. Pero no somos accionistas.

¿No ven una amenaza por ese lado?
No, no lo vemos como una amenaza…  excepto que aparezca, por ejemplo, un aplicativo de pago entre celulares que no requiera de banco. Pero no está tan claro que eso pueda pasar.

Veo que hay mucha gente en los bancos en el país, y al mismo tiempo dicen que muchos son los que hacen transacciones online… ¿cómo se explica?
El 70, 80% o más de las transacciones ya no son presenciales. Pero Argentina es muy particular, tenés todo el segmento de los jubilados, planes sociales. ¿Quiénes van al banco? El profesional, poco, el jubilado sí, el del plan social, sí. Van a retirar la plata el día uno y se va.
En cambio, un empleado en relación de dependencia (nosotros tenemos 3,7 millones de cuentas, 700 mil son cuenta sueldo) no va al banco habitualmente. Y si van lo hacen para generar una hipoteca, para sacar un préstamo, van para transacciones más sofisticadas, donde se requiere el asesoramiento personal.
Yo creo que la gente cada vez va a ir menos al banco, pero Argentina todavía tiene pocas sucursales: medido en cantidad de sucursales cada 100 mil habitantes, estamos todavía debajo de los países de Latinoamérica más avanzados y del primer mundo. Todavía Argentina tiene espacio para más sucursales.

¿Y ustedes están en planes de eso?
Nosotros estamos abriendo entre 58 y 60 sucursales entre 2016 y 2017. Teníamos 260, o sea 20% de aumento, somos muy agresivos, porque la gente pide cercanía: el de Morón quiere que lo atiendas ahí, no en Haedo.

¿Cómo están trabajando el producto alta renta Eminent?
Lo lanzamos hace 5 o 6 años y fue un éxito tremendo: hoy es el producto de alta renta más recordado. Funciona muy bien porque tiene un espacio de atención exclusivo que otros bancos no tienen: podés tomar café, tenés un oficial con nombre y apellido y su celular. Además la tarjeta tiene gran cantidad de descuentos, entre otros beneficios.

¿Cómo ves el ecosistema entre bancos extranjeros, argentinos y públicos?
Creo que hay un equilibrio razonable. En el mundo no es que los bancos internacionales están creciendo, es al revés. Después del 2008 todos los bancos centrales del mundo comenzaron a pedir más exigencias. Si prestas 1000, tenés que tener un patrimonio de los accionistas de 100, porque tenés que respaldar eso. Esto hizo que los bancos del mundo comenzaran a restringir sus operaciones para cumplir.
El otro tema es la reputación, cuando vos tenés una marca importante en el mundo, y tenés un escándalo en un país secundario porque alguien vendió un dato, o una estafa, tu marca está dañada globalmente. Entonces, ¿tiene sentido para un banco global gigantesco, poner en riesgo su marca? Eso también generó más concentración. Hay un fenómeno de concentración y regionalización de la banca comercial: se vendió el Citi, el Patagonia estuvo en venta y decidió focalizar su crecimiento en Brasil y vender inversiones en Argentina. Todo esto es para bancos comerciales.

¿Va a haber más concentración?
No hay nada que se sepa, pero podría ser que hubiera.

¿Participaron en la compra del Citi y se quedaron con las ganas?
Lo ganó Santander. Pero sí, a nosotros nos interesó y vamos a seguir participando de todas (eventuales ventas de bancos comerciales). Siempre en esto hay que tener cuidado porque nuestro banco es muy exitoso, es el banco con mejor retorno, con mejor imagen, lidera la mayoría de las encuestas de calidad, de servicio, entonces hay que tener en cuenta lo que ponés en riesgo. Participamos en todas pero con mucho cuidado de no cometer ningún error.

La mayoría del crecimiento de los créditos -hasta ahora- ha venido de parte de los bancos públicos, ¿por qué?
Los bancos públicos están muy líquidos y sí, están muy activos prestando y nos parece bien, eso dinamiza, genera crecimiento. En lo conceptual, en todo el mundo los bancos públicos prestan siguiendo una estrategia no comercial, sino de desarrollo.

¿En este liderazgo del banco, cuánto tienen que ver los personajes Marcos y Claudia de las publicidades?
Mucho, creo que somos top of mind en buena parte por eso. Si agarrás 1.000 personas y le pedís que nombre un banco, la mayoría nombra Galicia primero y no somos el banco más grande. Ha sido una campaña muy exitosa, primero por permanencia, con eso es mucho más fácil la recordación; segundo porque fue generando empatía. Hace dos años hicimos una campaña muy arriesgada con los sketch de Marcos y Claudia en lugares públicos y con gente alrededor. Genera simpatía, la gente sonríe cuando los ve. Fue una campaña muy exitosa y va a seguir estando por ahora.

¿Nunca se pensó en internacionalizar el Banco?
No, todavía no. Me parece que es un paso posterior a consolidar la situación en la Argentina. Este es un banco de 112 años: imagínate los avatares, el esplendor y las crisis que pasamos, y creo que para que un banco pueda tener una plataforma de crecimiento tienen que tener estabilidad y volvemos al origen de la charla.
Perú, Uruguay, Chile pudieron estabilizar sus variables, no estoy hablando de los países nórdicos, ¡hasta Brasil pudo! Cómo Argentina no va a poder ser algún día un país donde vos tenés algunas variables como inflación de un dígito. Creo que si Argentina logra eso, va a tener muchos años de crecimiento.

¿Viajás mucho por el interior?
Bastante. Menos que cuando estaba en la banca de personas que conocí las 260 sucursales, en el primer año. Ese era mi trabajo. Ahora menos, ahora también soy la cara ante los accionistas porque Galicia cotiza en la Bolsa de New York, entonces le dedico bastante a eso también.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: