Lunes 18 , Diciembre de 2017

Familia y negocios: la mujer de los números de Ciudad Empresaria

(Por Mónica Nahas) Silvia Parodi es contadora y siempre tuvo muy clara su vocación. Lidera el departamento financiero de las compañías familiares. Empresas que tienen rubros muy diferentes: Karikal es netamente industrial, Creciendo brinda servicios a través de Quorum Córdoba Hotel, Ciudad Empresaria -y desde hace pocos meses- un espacio de coworking. También cuentan con una aceleradora de empresas, Innova SV, que fue seleccionada por la Agencia Córdoba Innovar y Emprender. Otro desarrollo actual es Volt que trabaja en la fabricación de autos eléctricos. Y a esta diversidad se le suma la administración de un campo con actividad agrícola ganadera en Río Primero.

Image description

¿La empresa familiar la comenzó su papá o sus abuelos?
Mi papá, él viene de un hogar de inmigrantes, en Jesús María, mi abuelo tenía una tienda de ramos generales. Mi papá se vino a estudiar a Córdoba, y se recibió de contador. Primero trabajó en una repartición pública, después empezó a gerenciar grandes clientes y luego desarrolló su veta empresarial y compró Karikal cuando estaba en quiebra, la sacó adelante, y hoy está ubicada en San Francisco y tiene una sucursal en Brasil.

¿Cómo es la experiencia de trabajar con tu familia?
Siempre mi padre quiso que mi hermano y yo trabajáramos con él, antes de recibirnos ya estábamos trabajando. Empezamos de abajo, yo en la parte administrativa y mi hermano acompañando a mi papá en las reuniones. Fuimos aprendiendo estando con él. Todo con mucho esfuerzo, trabajábamos de 8 a 10 horas, éramos los hijos del dueño y teníamos que dar el ejemplo.

¿Cuándo se creó la empresa Creciendo?
Se creó hace 10 años, y en los últimos dos años se desarrollaron nuevas unidades de negocios, como Volt, que es la fabricación de un auto eléctrico. Un aporte con impacto ecológico y social, en la mayoría de los países del mundo ya se están utilizando y Argentina se está aggiornando a esto.

¿Cómo son los roles en la empresa?
Yo estoy en la parte administrativa y financiera, junto con un equipo muy capacitado donde hay contadores y administrativos. Estamos en el día a día, trabajando para prever las necesidades de cada una de las unidades de negocio, golpear las puertas de los bancos y de los clientes. Daniel, mi hermano, tiene un rol de empresario, generando networking, tendiendo redes y abriendo caminos para emprendedores que están comenzando.

¿Cómo es ser mujer y estar al frente de todas las empresas familiares?
A mí no me costó, porque siempre estuve acompañada por mi papá y mi hermano. Muchas veces a la mujer no se la respeta en su lugar de trabajo, en especial antes y en el ámbito industrial donde empecé. Pero al estar con mi papá y trabajar con personas respetuosas, a mí nunca me pasó.

¿Qué aprendiste trabajando con ellos?
Todo, la verdad que aprendí todo al lado de ellos, un excelente padre y excelente hermano. No son personas egoístas, todo lo contrario, son muy abiertos. Mi papá nos dio la posibilidad de desarrollarnos, cada uno en su rol.

¿Cuándo formaste tu propia familia como hiciste para ensamblar y sumarlos a la empresa?
MIs hijos iban a colegios doble escolaridad, yo salía de trabajar a las cuatro de la tarde, los buscaba del colegio y hacía mi trabajo como mamá. Ellos se adaptaron muy bien. Tengo dos hijos, Franco tiene veinticuatro años, le faltan tres materias para ser contador y Agustina tiene dieciocho y está cursando el primer año de ingeniería industrial.

¿Ellos van a trabajar en la empresa familiar?
Primero que ellos hagan los que les guste, que sigan su vocación y en un futuro insertarlos en la empresa familiar, tanto a mis hijos como mis sobrinos. Una vez recibidos incluirlos y que sean los que den continuidad a las empresas.

¿Creés que trabajar en las empresas familiares tiene una característica propia, diferente a otras empresas?
Este tema de las empresas familiares está muy en boga, hay cursos, asesoramientos específicos. Se realiza un protocolo donde se acuerdan los roles que cumple cada uno, el perfil profesional, aspectos tanto económicos como de la vida familiar; te ayudan a no confundir roles laborales y familiares.

Esta muy bueno porque en ese protocolo se deja claro que, por ejemplo, en reuniones familiares no se deben tocar temas de trabajo; nosotros antes mezclábamos, en las reuniones familiares hablábamos temas de trabajo y en el trabajo hablábamos cuestiones familiares. Eso hay que tener bien claro que hay que separarlo.

¿Considerás que el liderazgo tiene género?
Creo que el liderazgo no tiene género. Uno nace y se hace líder, tenés que traer en los genes algo de liderazgo y después te vas encaminando. El líder es aquel que sabe cuál es su objetivo, quizás no sepa como hacerlo o cómo va a llegar, pero sabe dónde está su objetivo y después las cosas se van dando.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: