Comer Sano Córdoba aprovecha los nuevos vientos: 80 puntos de llegada (camino a los $ 5 millones/año)

(Por Rosana Guerra / RdF) Comer Sano Córdoba, es un emprendimiento familiar que fabrica, distribuye y comercializa productos veganos y saludables. Distribuyen a 80 puntos de venta entre dietéticas y verdulerías en Córdoba. Ya cerraron acuerdo con Prama para distribuir sus productos. Facturan por mes un promedio de $ 450.000

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Hace tres años comenzaron haciendo milanesas en la cocina familiar y hoy tienen un local en el Talar de Mendiolaza donde producen sus productos y fraccionan otros que se distribuyen en 80 puntos de venta entre dietéticas y verdulerías de Córdoba Capital. También lo hacen en Alta Gracia, Río Cuarto, Villa María y además llegan a CABA, La Plata, Chaco, San Luis, La Rioja, Catamarca y San Juan.

Jorge Manzur es cocinero y el creador del espacio junto a Patricia Cerutti, su socia y esposa. Su hijo Nacho también está involucrado en el emprendimiento. “Empecé a cocinar más sano para tratar un síntoma físico y cuando menos lo imaginé Comer Sano pasó a la cochera de nuestra casa y luego a un local dedicado a la producción y venta”, cuenta.

Arrancaron con las milanesas y después vinieron los quesos, las pizzetas, los quesos veganos y las hamburguesas. Actualmente comercializan once variedades de milanesas, seis de hamburguesas, seis de quesos, más pizzetas veganas listas para el horno y los sandwichs veganos.

El paquete de cinco unidades de milanesas simples rebozadas con pan rallado, avena y semillas de lino, aptas para freezar, cuesta $ 37 para las dietéticas y las verdulerías. Entre las variedades se mencionan de arroz yamaní con granos de choclo, zanahoria y verdeo; con sésamo tostado, curry hindy y zanahorias; con verduras; porotos aduki, pimiento morrón, algas nori, tomate desecado, o lentejas, trigo burgol y maní tostado, entre otras.

“Las milanesas son hechas de cereal, evitamos utilizar la harina de cereal sino que trabajamos con los granos y los combinamos con verduras frescas. Se galvanizan con avena y semillas de lino y tienen un alto valor nutritivo”, describe Patricia Cerutti.

En cuanto a los quesos veganos, están envasados al vacío, duran 30 días y están elaborados con frutos secos y gelatina vegetal que les permite derretirse en el calor del horno. “Tienen una buena consistencia, requieren refrigeración pero no son aptos para frezar”, señala la empresaria. Vienen en seis variedades: de pistacho, almendras, castañas de cajú, sésamo blanco, sésamo y nuez y quínoa. Los paquetes son de 250 gramos y cuestan 60 pesos por unidad. “Este es uno de los productos que más se venden y son aptos para veganos, vegetarianos y para los que tienen intolerancia a la lactosa”, describe Cerutti.

Y el otro producto que más salida tiene son las hamburguesas gluten free que producen y están libres de harinas. Son medallones de 12 centímetros de puro cereal y verduras sin harina de trigo. Duran 30 días en la heladera, y son aptas para veganos, vegetarianos o para quienes están haciendo alguna dieta proteica o tienen intolerancia a las harinas. “Tanto las milanesas como las hamburguesas no utilizan alimentos transgénicos, están libres de soja y derivados”, distingue Cerutti.

Comer Sano Córdoba comenzará a distribuir los productos de Prama, una marca muy reconocida de Traslasierra, que además tiene un centro depurativo para el tratamiento naturista de enfermedades y para alimentación saludable.

Nuevos productos

Considerando las necesidades de los consumidores de productos saludables, en Comer Sano Córdoba están preparando sandwiches veganos envasados al vacío. “También estamos lanzando una nueva variedad de quesos fermentados con probióticos con tres tipos de semillas de cajú, de almendras y de nueces”, adelanta Patricia. Además están distribuyendo una línea de caldos de Catamarca “El Alquimista” que viene en dos variedades, una para vegetarianos con Ghee y otra para veganos con aceite de coco. “Rinde unas veinte porciones”, agrega Patricia Cerutti.

Su estrategia de diferenciación de los productos pasa por elaborar los alimentos en forma artesanal, bajo el concepto de menos industrializado y más natural. “Creemos que sabor y salud van de la mano y creemos en la experiencia de que lo sano también puede ser rico”, sostiene Cerutti.

“Cada vez hay más personas con intolerancia a distintos tipos de alimentos, entonces tratamos de producir y distribuir alimentos saludables sin conservantes, ni aditivos, y esto nos genera un desafío con la logística de nuestros productos. Todas las semanas, una o dos veces por semana enviamos pedidos a las dietéticas, también al resto del país”, grafica la socia de Comer Sano Córdoba.

Importan algunos productos como almendras de San Juan, aceite de coco y los cereales frutos secos, granolas, azúcar mascabo, los fraccionan y venden en las dietéticas. Además distribuyen productos que producen otros productores con los estándares de calidad exigidos a nivel nacional y provincial.

Uno de los productos que comercializan es una línea de yerba misionera, “Picada Vieja”, que tiene un sistema de secado tradicional con barbacuá, se seca la yerba con leña y confiere un ligero sabor ahumado. Está cosechada sin pesticidas y tiene un estacionamiento natural de dos años. Viene envasada en paquetes de medio kilo y sale $ 42 y el pack de 20 unidades de medio kilo, el precio del pack es de $ 850. Además tienen aceite de coco en presentaciones de 660 cc a 230 pesos y en presentación de 330 cc a $ 130.

También comercializan una línea de probióticos, Vita Biosa, una bebida que contiene ocho cepas de bacterias completamente natural y altamente concentrada, que se fermenta delicada con 19 hierbas elegidas por sus efectos benéficos en el organismo. Viene lista para ser consumida en dosis de 30 mil diarios que aportan los microorganismos necesarios para mantener sano el sistema digestivo.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: