Si no nos vemos, nos tocamos.

Ya sabemos que Aguas Cordobesas emite sus facturas en sistema braille y que existen otras alternativas para los ciegos como la Revista Colores, por ejemplo. Pero nunca nos habíamos topado con un restaurante que tuviera su Carta escrita en este sistema. Anoche nos dimos una vuelta por Petrus (Ituzaingó al 600, Nueva Córdoba) y grata fue nuestra sorpresa cuando al pedir la Carta, descubirmos que también está en sistema braille. ¡Chin chin por la iniciativa!